martes, 11 de junio de 2013

El arte de gobernar: Los Lobbies.



Según la definición de la RAE un lobby se define como “Grupo de personas influyentes, organizado para presionar en favor  de determinados intereses”.
Aunque todos sabemos  qué son los lobbies porque oímos hablar de ellos constantemente, me gustaría indagar un poco en por qué hay tanta desconfianza alrededor de estas organizaciones, y qué motiva esa desconfianza, porque como casi todo en la vida, los lobbies pueden ser positivos o negativos, ello dependerá  de la ética, legitimidad y transparencia  con la que se lleven a cabo las operaciones en las que éstos participan.
Desgraciadamente, puede que la imagen de los lobbies negativos esté más presente en nuestra actualidad, abusando de su poder para enriquecerse más si cabe. Rectifico, siempre cabe enriquecerse  más. Algunos ejemplos de ello, lo vemos en las petroleras y su manipulación con el precio del barril, farmacéuticas, entidades financieras etc.
Tras una primera pincelada, concluimos que los lobbies son por tanto unos colectivos con intereses comunes, que llevan a cabo una serie de acciones para poder influir en decisiones y políticas del Gobierno y/o Congreso. Para poder defender esos intereses que ellos consideran justos, intentan buscar tener relaciones directas con las autoridades públicas.
Procedamos a indagar un poco más en la “entredicha” transparencia que envuelve  a los lobbies,  punteo entredicha precisamente,  por el secretismo con el que se firman este tipo de operaciones. Los acuerdos se realizan en despachos inaccesibles para el ciudadano de a pie, son operaciones que se hacen a contacto directo entre el tomador de la decisión y el interesado. No se proporciona al ciudadano, a los  posibles afectados por la ejecución de esos procedimientos, información alguna, ni siquiera desde el Congreso, sobre el contenido de lo pactado ni sobre los argumentos que han sido presentados a los decisores para conseguir ese acuerdo. Todo esto genera un clima de desconfianza hacia los intervinientes, que hace que la imagen de los lobbies se asocie a corrupción, intercambio de intereses, manipulación  etc.
A parte de la falta de transparencia, existe otra peculiaridad que caracteriza a estas organizaciones, y es su acceso privilegiado a la autoridad. El juicio público se hace oír cada vez más  en este propósito, ya que debemos de ser conscientes de que un Estado debe salvaguardar los intereses  del conjunto de sus ciudadanos y no sólo los de unos grupos con relativa importancia dentro del país y de su economía. Se ha de respetar el principio de que todo ciudadano es igual ante la ley, y aunque es cierto, que todos podemos tener acceso a los organismos públicos, ni la presión, ni los tiempos de respuesta son los mismos. Creo que algo que todos tenemos claro a día de hoy, es que para incidir en la política hay que tener capacidad de negociación, el refrán por todos conocido “Por el interés te quiero Andrés”, aquí se llena de significado, dándose una multiplicidad de intereses irresistible.  Consecuentemente, los Estados dedican sus tiempo a atender a personas o grupos de personas que disfrutan de un mayor poder ya sea por el número de personas al que representan, por su influencia en el sector al que pertenecen, por su reconocimiento público etc. Mientras que el resto de grupos que no disfrutan de tanto poder (en los que entraríamos el 90% de la población) pueden presentar sus quejas, reclamaciones o proposiciones ante los servicios públicos convenientes y deben ser atendidos, porque la ley así lo recoge, pero no acceden ni a las mismas autoridades públicas, ni ejercen la misma presión, ni las respuestas ni los tiempos en los que éstas se formulan, se igualan a los que  gozan los lobbistas. Como conclusión, podemos decir que por ley se garantiza el acceso pero no la influencia que se ejercerá. 
Con referencia a lo anterior, se dan prácticas en la que empresas o personas que no reciben el trato deseado por parte de las autoridades públicas, acuden a los lobbies para que éstos intercedan para defender sus intereses, y  ellos a cambio reciben una compensación, normalmente económica. He aquí la legitimidad del trabajo desempeñado por el lobbista.

¿Qué características poseen los Lobbies?
El lobbista es un gran negociador, gran conocedor de las políticas públicas, sabe muy bien cuáles son las prioridades de los gobiernos y eso ayuda a encontrar puntos de acuerdo en el conflicto de intereses. Los Gobiernos ven en ellos focos de información especializada a la que ellos no tienen acceso, y esa información es muy valorada, sobretodo en tiempos de cambios y de tensión, donde la complejidad es creciente. Por ejemplo, el ministro de Industria se reúne con los empresarios que representan al sector automovilístico en nuestro país, son ellos los que conocen bien el mercado y sus fluctuaciones, debemos de ser conscientes, de que un ministro no puede saber de todo en profundidad.
La solución a esto, sería la regulación de los lobbies, dar luz a tanta oscuridad traerá un mayor conocimiento de cómo se están resolviendo los conflictos de intereses,  y eso haría que se puedan emitir juicios fundados en una realidad plasmada en papel. De momento, nos quedamos con mucho desconocimiento, y lo desconocido sólo trae desconfianza.





1 comentario:

  1. Me ha gustado, escribes muy bien, enhorabuena.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario y duda